Frente a la ilegalidad, CONSTITUCION.
Son horas dificiles y preocupantes.
En estos momentos oscuros, este blog está con España.

28 de septiembre de 2009

Nacido para viajar (Verano ‘09) III

Bruce Springsteen & the E Street Band on the Working On a Dream Tour

Sin apenas tiempo para descansar (descansar es de débiles) ya me encontraba durmiendo junto a la ventanilla del Peugeot 407 que debía dirigir nuestros pasos hacia la siempre entrañable ciudad de Valladolid. Viendo el diluvio que caía por la carretera y en Valladolid por la mañana, las expectativas del concierto estuvieron por los suelos un buen rato.

Sin embargo, de vez en cuando los milagros meteorológicos se producen, y lo que parecía imposible a la una de la tarde sucedió: a las ocho de la tarde brillaba el sol y el cielo estaba despejado sobre el estadio Nuevo José Zorrilla.

Pero antes de dedicarle un párrafo al concierto (un párrafo breve, pues nada de lo que pueda decir reflejará en todo su esplendor lo que llegó a ser ese concierto) debo mencionar que la visita a Valladolid fue una oportunidad única de encontrarme con una de las personas más importantes de mi vida; no sólo por lo que significa ahora para mí (que es muchísimo), sino por lo que llegó a significar en su momento. Esa persona sabe de qué momento hablo y sabe que en estos casos puedo saltarme esa norma tan entrañable de no darnos las gracias: así que desde aquí deseo enviarle un saludo muy especial y le doy las gracias por todo. ¡A ver si nos vemos pronto! ;)

El concierto en sí, un lujo difícil de igualar

Dos horas y cincuenta minutos. Así se puede resumir de forma clara lo que fue el concierto de Bruce Springsteen.

Dos horas y cincuenta minutos tocando sin parar canciones de siempre mezcladas con algunas canciones de su último álbum, “Working on a Dream”. Casi tres horas saltando, bailando, lanzando la guitarra al aire, corriendo por el escenario, y tocando algunas de las canciones que solicitaba el público cercano al escenario mediante carteles; un espectáculo en toda regla que rompe el concepto que yo podría tener hasta ahora de un concierto de música rock.

El ambiente, genial (un poco flojo en nuestra grada a la hora de seguir a Bruce con su espectáculo, pero no nos vamos a poner quisquillosos porque yo lo disfruté muchísimo) y los pelos que se me pusieron de punta con algunos temas que, sinceramente, hasta el concierto no me habían dado más; para muestra de esos temas, “41 shots”. Y como ejemplos de canciones que hasta entonces había escuchado sin sentir demasiado, “Badlands” (con la que abrió el concierto) y “Lonesome Day”.

Sin duda y como no cesan de insistir sus más aférrimos seguidores, Bruce representa la energía, la ilusión, el ímpetu sobre el escenario; y durante el concierto alcanza unas cotas de comunión con el público increíbles. Sólo así podría entenderse que en algunos momentos, esos de máxima melancolía en los acordes de algunas canciones, a punto estuviera de caerme alguna lágrima.

[…] Bruce Springsteen es energía, épica, vida, ilusión y recuerdo. Palabras de tanto calado humano que se identifican con lo que siento cuando escucho la música de Bruce Springsteen. Bruce no habla exclusivamente de un éxito, de una victoria, de un amor que comienza o de uno que ya terminó; él va más allá y le canta a su ciudad derrumbada en ruinas, al chico que quiere largarse de un pueblo condenado al ninguneo eterno, a quien no se conforma con lo que hay, al espíritu que necesita libertad para sentirse vivo[...]                                                                                             (Benicassim, 4 de agosto de 2009)

La pregunta que me hago es: ¿cómo habría sido ver el concierto allí abajo, más cerca de este carismático rockero de Nueva Jersey?

El vídeo lo encontré gracias a esta entrada del blog "No surrender"; un blog de ‘Havi Solo’, natural de Alcalá de Henares (Madrid), “un enamorado de la musica, del cine, de los videojuegos, en definitiva de la vida, gran seguidor del deporte y a veces buen escritor”

23 de septiembre de 2009

Soflama post-mateína

Casi 48 horas después de que Oviedo haya despedido las fiestas de San Mateo este 2009 me dispongo a publicar esta entrada, cuando España ha conquistado su primera medalla de oro en un Eurobasket (muy merecidamente, por cierto).

La verdad que hablando con Maite el otro día me di cuenta de tres cosas fundamentales: sigo con muy pocas esperanzas depositadas en el conjunto de la raza humana (a raíz del escándalo de Pozuelo y diversos acontecimientos posteriores) cada día puedo menos con el Gobierno de Zapatero (sobre la noticia que aparecía el otro día de esa reunión que tuvo el Partido ¿Social?ista para reforzar la figura de un presidente y un Gobierno sincero y honrado) y no tolero absolutamente nada la facilidad con la que por estos lares se le ríen las gracias a los Gobiernos dictatoriales en Centroamérica y América del Sur.

Como la única opción que tengo es la de escribir, escribo que las palabras de José Blanco en referencia a la negociación con ETA como ejemplo de la sinceridad de Zapatero me parecen una verdadera tomadura de pelo a los españoles. Caballeros, no hablamos de complejas tramas, de acusaciones de escuchas ilegales sin probar; esto es muy simple, hablamos de uno de los engaños más lamentables que una democracia puede presenciar.

Que la presentadora de LaSexta abriera la noticia de la batalla campal en Pozuelo con un “hoy los jóvenes no han podido salir a divertirse” me parece vergonzoso. Señoras y señores, ya va siendo hora de que nos sentemos y nos replanteemos esa justificación que la sociedad en su conjunto dirige hacia el alcohol; y lo más importante, debemos preguntarnos por qué hay que concebir la juerga de los jóvenes, nuestras juergas, como acontecimientos donde debe estar presente el alcohol para pasárselo bien. Mucha mandanga de Educación para la Ciudadanía, con la que los estudiantes de estas generaciones venideras sepan ¿respetar? a su prójimo como lo dicta papá-Estado, y olvidamos enseñar que existen muchas alternativas al ciego mundial cada sábado.

Y no puedo, de verdad, no soporto la manera con la que cada fin de verano en Oviedo tenemos que ver desfilar las banderas y los carteles (por no decir la música) en apoyo de las dictaduras de Cuba o Venezuela. Hacemos la gracia a ritmo de salsa mientras sonreímos al ver palabras de apoyo a Hugo Chávez, y nos ponemos un adhesivo en la camiseta, que representa regímenes que reprimen las libertades más fundamentales. Me gustaría saber por qué narices justificamos con gracia y con buen humor los procedimientos de esos gobiernos; sinceramente la respuesta que se me ocurre es la más lógica y a la vez me da un poco de miedo.

Y esto es todo, por hoy. Mentiras, alcohol y dictaduras en el mundo. Lo que viene siendo todo un auténtico festival de variedades, oiga.

21 de septiembre de 2009

1. San Mateo. El día de mi independencia. 21 de septiembre

“A lo mejor sólo son ciclos, que empiezan, y como todo lo demás, terminan. Tal vez se trate de dar pasos superando barreras cíclicas que en distinta dimensión y en distinto contexto se repetirán a lo largo de la vida.

No lo sé.

Lo que sí tengo por seguro es que después de todo empiezan a entrarme unas ganas de ir a hacerme ese máster de Periodismo a Ginebra que no te haces a la idea, Juan. Y llevo toda mi vida con unas ganas de echarme a correr... tan sólo atenuadas por breves –pero intensos- momentos de felicidad que escondían ese deseo que he guardado en lo más hondo de mi corazón durante años.

Estoy cansada de luchar siempre por lo mismo, agotada de buscarle un sentido a lo que hace todo el mundo aquí. Y ayer... ayer la gota colmó el vaso y no estallé en forma de rabia, gritos o enfado. Estallé en forma de oscuro pero sincero resentimiento. Exploté como una silenciosa estrella que nace en la profundidad del espacio y escapa a los ojos de esos astrónomos que creen haberlo descubierto todo. Y mis ojos se llenaron de lágrimas, por la mentira, el engaño, por todo.”

- Pero aun así estarás contenta de todo lo que has vivido, ¿no? Al fin y al cabo no te ha ido mal del todo en estos años...

- Lo sé, lo sé, pero ya ha sido suficiente. Creo que ya no me quedan ganas y necesito seguir adelante en esta desenfrenada carrera que es la vida...

“El atardecer es precioso aquí, pero está lleno de momentos estropeados. Tengo ganas de ver un amanecer que me invite a caminar con ilusión cada mañana.

Hoy sin duda, es el día de mi independencia”

Independence day – Bruce Springsteen

Bien papi, vete a la cama ahora, es tarde

Nada que podamos decir cambiará nada ahora

Saldré por la mañana de la puerta de St Mary

No cambiaríamos esto aunque pudiéramos de algún modo

Porque la oscuridad de esta casa guarda lo mejor de nosotros

La oscuridad de este pueblo también nos posee

Nadie puede pararme ahora y tú no puedes pararme ahora

No me harán a mí lo que he visto que te hicieron

Así que di adiós, es el Día de la Independencia

Es el Día de la Independencia

Simplemente di adiós, es el Día de la Independencia

Este momento es el Día de la Independencia

No sé qué es lo que pasó siempre con nosotros

Escribimos las palabras y, oh sí, dibujamos las líneas

Era imposible que esta casa nos aguantara a los dos

Creo que éramos iguales

Bien, di adiós, es el Día de la Independencia

Todos los chicos deben huir, es el Día de la Independencia

Así que di adiós, es el Día de la Independencia

Los hombres deben seguir su camino, es el Día de la Independencia

Ahora las habitaciones están vacías en el Frankie’s

Y la autopista que ella abandonó en el Punto Breaker

Mucha gente se va del pueblo

Dejan sus casas, sus amigos

En la noche, acompañados solo de la oscuridad y la polvorienta autopista

Bien papi, vete a la cama ahora, es tarde

Nada de lo que digamos ahora cambiará el resto

Porque mucha gente distinta viene aquí ahora

Y ven las cosas de otra manera

Y pronto todo lo que sabemos se habrá olvidado

Así que di adiós, es el Día de la Independencia

Papi, sé las cosas que querías y que no podías decir

¿Podrás decir adiós? Es el Día de la Independencia

Yo te juro que nunca quise distanciarme de esas cosas.

13 de septiembre de 2009

Nacido para viajar (Verano ‘09) (II)

Navalguijo 2009

Con apenas tres días de descanso al volver de Babia me encontré en un autobús de camino a León, donde me encontraría con los que de allí también iban al campamento de MarCha para chavales de 1º de la ESO de Galicia, Asturias y Castilla y León.7yChT9_PU_Mh5urIuxG.0 Próxima estación… Ávila, correspondencia con Navalguijo, Navalonguilla y río Tormes. ¡Atención, estación en curva! Tengan cuidado de no introducir el pie entre coche y andén.

El campamento se plantea como una “Reserva India” y todas las actividades giran en torno a la temática india: los juegos, los talleres, etc.

Fue una experiencia muy enriquecedora, por varios motivos.

El primero de todos es que supuso convivir –de nuevo, tras los doce días de Babia- durante nueve días con cinco personas en un barracón donde nos albergamos cinco de los nueve monitores que allí estábamos. Y mereció la pena (¡vaya si la mereció!)UzXHD--yS3WGU221pgMr.0 Segundo porque supuso trabajar con un grupo de monitores del que conocía a algunos pero con quienes nunca había trabajado. Un entorno diferente en donde moverse para soltar la imaginación preparando las actividades que sin duda me permitió aprender muchas cosas.l46b6nehi4dVqJy2QH5_0 Y tercero y lo más importante: Navalguijo implicó estar junto a los chavales tantos días seguidos, tanto tiempo. Puede llegar a resultar agotador, pero probablemente sea tanto más gratificante cuanto más agotador sea la tarea de monitor que desempeña –si a uno le gusta, claro- Por momentos me lo pasé como un auténtico crío viendo cómo en general se lo pasaban bien con todo lo que les habíamos preparado.

El entorno

La finca del campamento es un refugio de montaña de los Hermanos Maristas, situado en el corazón de la Sierra de Gredos. El paisaje está dominado por amplios valles que se abren camino entre montañas de formas suaves.3rx0sVXYDYtOa4-DVLoq.0W2Jec2It0Qk99kp74JuV_0 4G7S99Eknlb-JbohvhI.0 4k2kHl5qbP3qUt7WHUP.0Pequeño resumen de las actividades

Cuento con que cada uno de los monitores pueda hacer un resumen distinto, pero seguro que todos estaríamos de acuerdo en que las actividades salieron todas a un nivel de aceptable para arriba.

Por ejemplo, aquellas marchas en busca de una poza en donde poder bañarse sin peligro de corrientes o piedras en el río Tormes.8qU65hr88pK5DFHiNuIB.0 O aquellos inolvidables baños para “refrescarse” un poco y evitar insolaciones bajo un sol abrasador. O esos talleres de indiacas y de atrapa-sueños, tan económicos;  o el taller de pulseras de cuero, que no entra dentro de la categoría “económico” pero trató de mantener el nivel.LrF5BknoDfPyv0wLjBy3.0

O esa gran Olimpiada India, en la que por tener tuvimos de todo, incluso “movida” con los jueces de pista.

z_LLgJ8XCs5zBYBeop0o_0 O los murciélagos dentro del barracón. O la búsqueda desesperada de una raya de cobertura. O esa gymkhana del agua invocando a los viejos lobos de la tribu para que se fueran los malos espíritus. O el recuerdo a los ausentes pero siempre presentes por diversas circunstancias en nuestras reuniones de monitores –nombres omitidos no vaya a ser...-.

O las increíbles sensaciones de dormir al aire libre en la cima de una montaña mientras se ven las estrellas. O los pequeños ratos de tranquilidad antes de irse a dormir...

WVfDUhNpxwksIE9GoqZ.0

“Hoy es domingo, y es la una y veinte. Acabamos de regresar del río y estamos pidiendo a los chavales que se pongan algo seco porque vamos a comer. No sé quién lleva la actividad de la tarde... luego, mientras servimos a los chavales, se lo pregunto a Víctor, a Pascu, a María, a Zosi, a Cristian, a Bea, a Paula, o a Chete... porque no creo que David o Carolina lo sepan...”

Y como les dije a todos en la celebración de final de campamento...

... de Navalguijo “me llevo los recuerdos de cuando yo fui acampado, vuestras sonrisas y la ilusión que sois capaces de ponerle a las cosas en cada momento”Qoff8XJjRI9hgVNIZHpf.0 Por lo menos, el estrés inicial preparando actividades y talleres se vio recompensado con buenos resultados…

11 de septiembre de 2009

Ocho años después...

- Estamos preparados para todo: coches bomba, armas químicas, ataque desde el aire... pero no para esto. Nadie lo previo.

sargento John McLoughlin (de la película World Trade Center)

Hace ocho años el mundo cambió, ¿verdad? Y aunque mi intención sea la de seguir contando durante estos días lo que ha sido mi verano, no podía dejar pasar el día de hoy como si nada ocurriera.

Mi ciudad en ruinas – Bruce Springsteen (The Rising)

Hay un círculo de sangre roja
En el frío y oscuro suelo
Y la lluvia cae
La puerta de la iglesia está abierta
Puedo oír el órgano
Pero la gente se ha ido
Mi ciudad en ruinas
Mi ciudad en ruinas

Ahora las dulces campanas
De misericordia
Se pierden en la noche
A través de los árboles
Los jóvenes en las esquinas
Esparcidos como hojas
Las ventanas cerradas
Las calles vacías
Mientras mi hermano
Cae de rodillas
Mi ciudad en ruinas
Mi ciudad en ruinas

¡Vamos, arriba!
¡Vamos, arriba!
¡Vamos, arriba!
¡Vamos, arriba!
¡Vamos, arriba!
¡Vamos, arriba!
¡Vamos, arriba!
¡Vamos, arriba!

Hay lágrimas en la almohada
Donde dormíamos
Cogiste mi corazón
Cuando te fuiste
Sin tu dulce beso
Mi alma está perdida, amigo
Dime, ¿cómo empiezo de nuevo?
Mi ciudad está en ruinas
Mi ciudad está en ruinas

Ahora, con estas manos
Con estas manos, con estas manos
Con estas manos, pido Señor
Con estas manos, con estas manos
Te pido fuerza, Señor
Con estas manos, con estas manos
Te pido fe, Señor
Con estas manos, con estas manos
Te pido tu amor, Señor
Con estas manos, con estas manos
Te pido fuerza, Señor
Con estas manos, con estas manos
Te pido por tu amor, Señor
Con estas manos, con estas manos
Te pido por tu fe, Señor
Con estas manos
Con estas manos
Te pido fuerza, Señor
Con estas manos,
Con estas manos...

¡Vamos, arriba!
¡Vamos, arriba!

Dedicado a todos aquellos a quienes su vida les ha sido arrebatada injustamente

7 de septiembre de 2009

Nacido para viajar (Verano ‘09)

Después de la presentación de la nueva temporada en El Blog del Aficionado toca hablar de mi verano, para ir calentando motores.

Así que hoy voy a hablar de Babia.

Aspectos de la convivencia en Babia.

A buen seguro que si Clara, Fito, Lucía, Julia, Laura, Ali, Juan Carlos o Carlos paran por aquí y leen estas líneas recordarán con una sonrisa en la cara aquellas interminables partidas de “culo” que casi acaban con la mesa de madera.babia3 028 Fue toda una experiencia, con lo positivo y lo negativo. Pasar doce días en compañía de un grupo tan reducido, en una casa que casi “obliga” a convivir, y en un entorno tan distinto al que estamos habituados, da para aprender muchas cosas. Creo que lo más importante es el aprendizaje a convivir con más personas, porque aunque parece una tontería puede llegar a costar un montón.

Como muestra de todo lo que dieron de sí aquellos días en Villasecino de Babia, esas partidas de cartas, esos despertares de gimnasio con las planchas al sol, los desayunos, los “joer, hoy Fito se levantó antes”, los “seguro que las chicas creen que ya nos ha hecho la pregunta”, los “¡el dos, el dos, el dos, el dos, el dos!”, los “lolololo” jugando a las cartas, las carreras dando gritos como descosidos hasta el Rober, las cañas en el Rober y las juergas (lo que dio de sí este bar), las estrellas allá arriba testigo de todo lo que ocurría, los ratos de café, las conversaciones de todo en general y de muchas cosas en concreto...

A qué fuimos a Babia.

Pues fuimos a trabajar (como lo demuestra la foto de aquí abajo… jejejeje)

P1120339_800x533

No, en serio. A Villasecino de Babia fuimos a ayudar a las familias que viven allí en el campo realizando tareas agrícolas (cuidado del ganado y/o de los campos) y, salvo los días que “libramos”, ayudamos fundamentalmente en la recogida de la hierba de los prados para llevar las alpacas a los pajares.

P1120360

Una tarea dura y físicamente exigente, necesaria para quien tiene que dar de comer a las vacas, y de dudosa recompensa en relación a las horas que requiere trabajar. La experiencia para mí fue en cierto sentido renovadora, me hace pensar muchas cosas.

¿Cuál es la diferencia entre los que nos quejaremos en su día porque tenemos que pagar una hipoteca con un sueldo ridículo a los 26 años, y los que han de pasar ocho horas al día (si no más) con 70 años, levantando cientos de alpacas de una veintena de kilos, para dar de comer a la vaca? Si no hay que pagar una hipoteca para tener casa donde vivir hay que dar de comer a una vaca para vivir. Al final, estilos de vida que vendrían a reducirse al mismo objetivo.P1120361 Lo más satisfactorio para los que fuimos allí –por lo menos para mí- era encontrarnos una mesa siempre dispuesta para darnos de comer o de cenar en agradecimiento a la ayuda prestada; eso, y el carácter de las personas a quienes ayudamos, porque no tuvieron ni un mal gesto, ni una mala palabra, hacia nosotros, cuadrilla de ignorantes en materia agrícola que aprendimos todo lo que sabemos ahora en esos breves días que estuvimos allí.

Apartado aparte para el paisaje.

El entorno es, sencillamente, espectacular. En la imagen inferior, una imagen general de Villasecino de Babia desde el “Pico de la Cigüeña”.P1120464Los valles babianos se entremezclan con las estribaciones leonesas de la Cordillera Cantábrica.P1120458El Peña Ubiña (en la imagen superior) reina en silencio y majestuoso un paisaje de tonos verdosos, en donde las cumbres escarpadas dejan paso a los largos valles para ver, allá al horizonte, la extensa meseta castellano-leonesa.P1120489

En la imagen, la “Laguna de Babia”.

Como documento videográfico (muy breve) podéis presenciar algunos instantes del día que subimos un tramo de Puerto Ventana en este enlace.

Sin duda, Babia en su conjunto (y todo el territorio que le rodea) es una zona con un gran atractivo para los turistas montañeros, amantes del senderismo tanto de media como de alta montaña.

En resumen…

… y como escribí de forma resumida y clara al terminar esa experiencia en julio:

“En un recóndito paraje del norte de España, muy cerca de la cordillera Cantábrica se esconde un tesoro llamado Babia.

En Babia pude quedarme asombrado, me sentí pequeño ante la belleza de un paisaje inigualable.

Y, lo más importante de todo, en Babia tuve la oportunidad de aprender, disfrutar, compartir y conocer, tanto a quienes convivían conmigo como a las familias que humildemente nos acogieron”