17 de mayo de 2007

Noche de UEFA en Glasgow

Eran las nueve menos cuarto de la noche en la ciudad escocesa de Glasgow, cuando, bajo un manto de lluvia, el árbitro dio comienzo al encuentro que se disputarían el Sevilla CF y el Español. Comenzaba la final de la Copa de la UEFA.

Noche de fútbol en la que los sevillistas buscaban su segundo triunfo consecutivo en este campeonato, y los sevillanos ansiaban el título para tener otro más que sumar en la lista de logros recientes de su club: la UEFA de la pasada temporada, la Supercopa de Europa, y ahora ya esta segunda UEFA. Por su parte, los españolistas, empujados por los aficionados que les acompañaron hasta Glasgow y por los que se quedaron viendo el partido en el Pabellón Olímpico de Montjuic, en Barcelona, trataban de conquistar este ansiado trofeo y arrebatárselo al conjunto sevillano.

Fue un partido bueno, que no parecía de dos equipos españoles por el juego que los dos equipos sacaron a relucir, y que necesitó de la prórroga y de los penaltis para resolverse. El Sevilla se adelantó en el marcador, y el Español logró el gol del empate. Ya en la prórroga, en la primera parte de la misma Kanouté adelantó a los suyos con un gol producto de una buena jugada por la banda derecha, y el Español, liderado por un Riera mayúsculo por la banda izquierda, logró el gol del empate gracias a un disparo de Jonatas recurriendo a la épica cuando todo parecía decantado del lado sevillano.

Ya en los penaltis, el portero del conjunto sevillista Palop fue decisivo parando tres de los cuatro lanzamientos que efectuó el Español. Al final, la Copa se quedó en casa (ya que no quedaba más remedio) y viajó de nuevo para Sevilla, ciudad donde en el período reciente ya se están acostumbrando a lo de ganar títulos. Allí seguro que esperan con ganas la final de la Copa del Rey frente al Getafe, y aún mantienen viva la esperanza de lograr el título de Liga, al cual, matemáticamente, aún aspiran. Va por tí, Sevi, espero que este artículo sea de tu agrado y que pasaras bien la noche, pudiendo dormir después de la emoción del partido y esas cosas :)

7 comentarios:

  1. Superlayo17 mayo, 2007

    Bah, tío. Son este tipo de posts los que pervierten el espíritu baloncestista del blog.

    Eres un vendido, corrupto de la sociedad materialista de consumo que corrompe la corruptela de las ventas de productos producidos por y para las masas.

    Y además, tururú. :P

    ResponderEliminar
  2. EL CONVICTO!!!!!!! ;)17 mayo, 2007

    Tio, te digo lo mismo qeu le dije aen su momento a Andrés Montes: Dedicate al baloncesto, que el futbol no es lo tuyo!!!!!!jajajaja. muy buena la redacción sobre el partido, sólo te corrijo una cosa: es Jonatás, no jonatas(creo, no estoy seguro)un abrazo, y wnas noches!!!!

    ResponderEliminar
  3. Mientras descifro (o lo intento jeje) quién eres, te agradezco tu opinión. Escribo de fútbol rara vez, mi conocimiento sobre ese deporte es limitado, qué se le va a hacer!! :P

    El convicto... el convicto... na, un abrazo para tí también!!

    ResponderEliminar
  4. Dí que sí, Astur!!!Para empezar creo que nadie va a leer este artículo entero, pero aún así:
    Primero: ante un acontecimiento de esta magnitud me parece correcto que una personalidad como mi primo escriba un artículo, aunque sus conocimientos no sean tan vastos como los de baloncesto, pero al menos sabe de qué va la cosa... Qué sería del fútbol sin Andrés Montes!!!??? Vale que no tiene ni la más remota idea de este deporte que no tantos conocen, pero al menos te lo hace más ameno cuando el partido es un coñazo, que es bastante probable que suceda...
    Segudo: De vendido nada!!! Quién se atreva a decir algo por el estilo a mi primo que pase primero por Madrid!!!jajaj
    Ahora en serio, hace sólo 10 años que el Sevilla estuvo a punto de desaparecer por una deuda que hasta hace poco no desapareció (ahora es de los pocos equipos solventes en primera división). Por aquél entonces el Sevilla estaba en segunda y contaba con un presidente corrupto de verdad (un tal De Caldas, que ahora está entre rejas...), y aunque su máxima estrella era Tsartas (un genio), el nivel de la plantilla distaba mucho de la actual.
    La enorme gestión realizada por el club desde Roberto Alés, y sobre todo con Del Nido (muchas veces se ha considerado este el sucesor continuista del primero), ha logrado que este histórico haya llegado a ser otra vez grande. Mucha gente critica a Del Nido por la prepotencia que tiene, puede que tengan razón, pero sólo digo que esa prepotencia da una confianza difícil de explicar y que sin duda ha servido de base para creernos que de verdad podemos ser grandes de nuevo. Puede ser una cualidad o un defecto, depende de quién lo mire, sólo digo que como gestor de un club deportivo, no he visto otro como él: en el 2000 festejábamos el subir a primera, siete años después ya tenemos dos Copas de la UEFA, y quien piense que no vale para nada y que es cosa fácil conseguirlo, que miren la fecha del 25 de Agosto del 2006: Barcelona 0-3 Sevilla, final de la Supercopa de Europa... ¿Es que el Barça no era consideerado el mejor equipo del mundo por aquél entonces? Según la FIFA hoy ese título le corresponde al Sevilla...
    GRACIAS POR TODO!
    He dicho...jajajaj

    ResponderEliminar
  5. TOMA PARRAFADA QUE ACABA DE PONER EL DE ARRIBA!

    ResponderEliminar
  6. Pichu, te felicito por el blog, y al sevillista ese de ahí arriba por los éxitos cosechados hasta el momento, y los que puedan llegar...

    ResponderEliminar
  7. Lo siento por el sevillista, pero para mi ganar la UEFA es ser el mejor quinto de Europa.

    Hace unos años cuando la UEFA la jugaban del segundo al cuarto, era todavía un torneo de prestigio; pero ahora, en mi opinión es un torneo de verano para equipos que no llegan a la Champions.

    De hecho el Sevilla las pasó muy putas para eliminar al Shaktar Donestk ( el gol del empate lo consiguió Palop en el último minuto), un equipillo ucraniano.

    Aun así están haciendo una campaña memorable y tienen opciones de ganar liga y copa con un presupuesto muy inferior al del Madrid y del Barça.

    ResponderEliminar